Translator     Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese

jueves, 7 de febrero de 2013

Dungeon Campaign (Synergistic Software) - 1978


Plataforma:  Apple II

Pantalla de título

"Dungeon Campaign" es, para mí, uno de los tres mejores videojuegos de 1978. Es el primer videojuego con el que me lo he pasado verdaderamente bien, y, además, el primer videojuego que me termino y que veo que tiene un final, algo verdaderamente maravilloso teniendo en cuenta los videojuegos que llevaba jugando que no tenían ni historia, ni principio ni final. Es, además, el primer juego de rol o RPG junto "Beneath Apple Manor", también de Apple II.


"Dungeon Campaign" es una aventura en la cual un grupo de intrépidos guerreros, junto con un elfo y un enano se adentran en las mazmorras del castillo de "Totmacher" (según pone en el manual) en busca de tesoros. Estos laberintos además de poseer tesoros, cuentan con la inestimable presencia de: dragones, brujos, trampas y demás seres monstruosos de diversos orígenes que harán que la estancia de nuestros personajes allí no sea de lo más agradable. Realmente no cuenta con una gran historia de fondo, ya que lo que tenemos que hacer es pillar todos los tesoros que podamos y pirarnos de allí, pero el hecho de que haya un principio y, si conseguimos terminarnos el juego un final, es algo que, en esta época era "la repera".

Los laberintos se generan aleatoriamente al comienzo
de cada partida por lo que la rejugabilidad de
este juego es total
Uno de los innumerables aspectos positivos de este videojuego es su total rejugabilidad, ya que, en cada nueva partida, se generarán nuevos laberintos completamente aleatorios y sin ninguna relación con la partida anterior. Todo el aspecto gráfico es simbólico, es decir, el grupo de guerreros que controlamos, está representado por un rectángulo de color rojo, mientras que los diversos elementos y seres monstruosos están representados también por rectángulos de diversos colores que nos permiten identificarlos... Esto requiere una cierta capacidad de abstracción e imaginación... Exactamente igual que si jugasemos a un juego de rol con lápiz y papel, incluyendo los dados.

Nuestro escenario de juego comprende cuatro niveles de laberintos interconectados entre sí por escaleras y fosos (los fosos, lógicamente, "interconectan" sólo hacia abajo), y nuestro objetivo como jugadores es el de conseguir la mayor cantidad posible de tesoros y lograr salir sanos y salvos de esa terrible mazmorra, cuyo único modo de salir, es descender hasta el cuarto y último nivel (el más peligroso de todos) y buscar la única salida que existe. Empezaremos en el nivel 1, que es el más fácil. Los laberintos serán desconocidos para nosotros y, a medida que vayamos explorando, se irá revelando en la pantalla, es decir, empezaremos como en la imagen de abajo (con toda la pantalla a oscuras) y, a medida que vayamos avanzando en el mapeado, éste se nos irá revelando con todos los elementos. Sobra decir que es un videojuego con el que vamos a pasar media hora entretenidísimos.

Al igual que "Beneath Apple Manor", nuestros controles son las teclas del teclado, cada una asociada a una acción, aunque muchísimo más claro, sencillo y jugable. Los comandos, que podemos consultar siempre que queramos durante la partida, son los siguientes:
Inicio del juego (con el laberinto sin explorar),
y pantalla de comandos

L = IZQUIERDA
R = DERECHA
D = ABAJO
U = ARRIBA
S = BUSCAR TESOROS
X = STATUS DE NUESTRO GRUPO
E = SALIR DEL LABERINTO. Sólo funciona cuando encontramos la salida en el último nivel.
J = SALTAR UN PELIGRO. Por ejemplo, un foso
C = MOSTRAR COLORES de los elementos del laberinto (cada elemento está representado por rectángulos de diferente color)

Hay dos comandos más pertenecientes a objetos especiales que podemos encontrar y que sólo aparecerán cuando estemos en posesión de ellos. Son:

F = VOLAR EN LA ALFOMBRA MÁGICA (hace falta una alfombra mágica)
I = VOLVERNOS INVISIBLES (hace falta una poción de invisibilidad)

Para conseguir estos dos premios tendremos que buscar muy bien en los tesoros escondidos de los laberintos. Aparte de la alfombra mágica y la poción de invisibilidad, podemos encontrar poderosas espadas para que nuestra fuerza sea mayor, mapas que nos revelarán parte del laberinto, etc...


Los elementos que nos encontraremos, representados como ya he dicho antes por rectángulos de diferentes colores son:

- Monstruos:

Nuestros enfrentamientos con los malvados serán iguales
que en los juegos de rol tradicionales, es decir, tirar los dados,
y dejarlo a la suerte en función de nuestra fuerza

Pueden dividirse en monstruos grandes y pequeños, por así decirlo. La analogía vendría a ser como los enemigos normales y los "bosses" en los beat'em up. Cuando nos encontremos con ellos, podemos elegir si luchar en combate a muerte o huir como cobardes (o inteligentemente, dependiendo de la fuerza que tengan ellos y nosotros). El modo de enfrentarnos a éstos es exactamente el mismo que el de los juegos de rol tradicionales, es decir, medir las fuerzas de ambos contendientes, lanzar unos dados, y, tras un rápido cálculo del ordenador, ir quitando o perdiendo puntos de golpe. Cuando estemos en combate, los colores de nuestro rectángulo y el del rival se fusionarán en otro rectángulo de colores combinados como podéis comprobar en la imagen de la izquierda. Cuando conseguimos batir a un enemigo, en su lugar aparece un tesoro con sus respectivos premios.

Los monstruos pequeños están representados por un rectángulo verde, y enfrentarnos con ellos es relativamente fácil (a no ser que estemos muy debilitados y ellos sean muy poderosos). A medida que descendemos de nivel, éstos serán más fuertes y difíciles de ganar. Los monstruos menores que podemos encontrar son: hombres-lobo; vampiros; orcos; goblins; basiliscos; arañas gigantes; gárgolas; trolls... Como véis dan mucho de sí los rectángulos verdes...

Cuando entremos en combate,
podremos ver la fuerza de los monstruos y la nuestra
por si quisieramos replantearnos la batalla y huir
En cuanto a los grandes monstruos, están representados por un rectángulo gris y son más difíciles de superar (alguno de ellos imposible). Se despertarán cuando llevemos un tiempo en el nivel que estemos. Sólo hay uno por cada uno de los cuatro niveles y son:
  • Dragones: que aparecerán en los niveles superiores (más fáciles) y nos perseguirán lentamente.
  • Serpientes gigantes: Más rápidas. En niveles inferiores. No pueden ser destruidas.
  • Espectro: Está en el último nivel (nivel 4). Atraviesa las paredes del laberinto en dirección hacia nosotros y no puede ser destruido.



- Escaleras, fosos y gas venenoso:

Las escaleras interconectan los niveles
para que podamos ir de un nivel a otro
en busca de más tesoros
Las escaleras sirven para interconectar niveles. Podemos encontrarnos escaleras que suben o escaleras que bajan (en ningún caso la misma escalera nos sube y nos baja). Están representadas por rectángulos blancos.

Cuando caemos por un foso, vamos a un nivel inferior, pero si caemos en algún foso del tercer nivel, perderemos parte de los integrantes de nuestro equipo. Están representados por un color rosáceo.

En las casillas que tengan gas venenoso no podremos permanecer por más de 9 segundos o, de lo contrario, empezaremos a perder guerreros. Están representados por un color azul clarito.



- Necromancers y Pterodáctilos

El comando de "Status"
nos ofrece relevantes datos para el juego
Nos teletransportarán a otro punto del laberinto. Sólo hacen eso así que, en principio, son inofensivos. Lo malo es que despistan bastante. Representados por recuadros de color morado.

¡Ups!, olvidaba añadir que los tesoros están representados por rectángulos amarillos.


Nuestros inquietos personajes, (como ya he dicho antes formados por un elfo, un enano y trece guerreros) irán cayendo en los sucesivos combates a medida que avancemos en el juego y debilitando nuestra fuerza inicial. Si tuviesemos la desgracia de perder al elfo o al enano, ciertas ventajas que poseen y nos facilitan el juego, las perderiamos para siempre, como preveer que un enemigo se acerca, instinto propios de los elfos, o "recordar" los mapas de los niveles visitados, habilidad innata del enano.
Como podéis ver en las imágenes, los gráficos de "Dungeon Campaign" son representativos y se reducen a formas rectangulares y un escenario creado también a partir de formas rectangulares. Esta simplicidad gráfica no le resta puntos al juego ya que es preferible que esté concebido así, mejorando la experiencia de juego aunque tengamos que imaginarlo todo, a que intente desarrollar unos gráficos más "realistas" pero pierda jugabilidad.

Y en cuanto al sonido, digo lo mismo que los gráficos. Lo único que oimos es un pitido que puede sonar una sola vez, o puede repetirse, y cuya única función, es la de avisarnos cuando estemos haciendo algo mal u ocurra un evento importante. Si conseguimos terminarnos la partida, este pitido sonará initerrumpidamente cual alarma de coche, molestando a los vecinos y a nuestras propias familias... Avisados estáis...

¡Si! ¡Este es el primer videojuego que consigo terminarme!
y... ¡El primer videojuego con un final!






Como nota curiosa, comentar que "Dungeon Campaign" es el primer videojuego que tiene un final que yo sepa. Es el primer videojuego que me termino de todos los que he probado, y, los que sois "jugones" ya sabéis lo que reconforta eso. ¡Un tremendo gustazo!. En la imagen de la izquierda podéis ver el "espectacular" final... Suerte que no tenéis que oirlo...

Resumiendo, me he encontrado con un gran juego. Comparado con los complejos videojuegos de rol actuales es tremendamente fácil y sencillo, ya que en tan solo media hora lo habremos finiquitado. Sencillo también porque es muy fácil terminárselo, pero, para estar hablando de 1978, es un videojuego inmenso. La jugabilidad es lo mejor de un juego que ha sacrificado todos los aspectos del apartado técnico en su favor... Y sobre todo, que puede volver a jugarse una y otra vez ya que cada partida es completamente diferente y los laberintos se generan aleatoriamente... "Dungeon Campaign" es uno de los mejores videojuegos que he jugado hasta ahora.




Título: 
Dungeon Campaign
Dungeon Campaign

Desarrolladora:
Synergistic Software

Género: 
R.P.G.

Plataforma:
Apple II

Año:
1978

Nota:
90




Duración del juego: Entre 30 y 45 minutos. El juego contiene cuatro niveles.

Me quedo con: La rejugabilidad que tanto influye a la hora de comprar un juego. "Dungeon campaign" puede ser jugado cuantas veces se quiera... ¡Y además es divertidísimo!

Lo peor: Que sea tan cortito. Siempre te quedas con ganas de más. "Lo bueno, si breve, dos veces bueno".


Comentario: ...Me rindo ante él... "Dungeon Campaign" es uno de los mejores videojuegos que he probado hasta ahora. La diferencia de calidad con sus coetáneos es tremenda, a pesar de contener unos gráficos y un sonido puramente esquemáticos como un cuadro de Miró. Lo dicho, uno de los mejores videojuegos.




Fuente: El manual del juego que podéis descargar -->pinchando aquí<--

Cortesía de la página Computer Game Museum.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!